Luego del empate ante Espanyol en el derbi (1-1) y la clasificación a la final de la Copa del Rey (victoria por 2-0 ante Valencia), al Barcelona de Leo Messi le tocaba volver a sumar de a tres para evitar que la presión del Atlético de Madrid comience a ganar protagonismo. Pero no pudo ser.

El empate sin goles ante Getafe en el Camp Nou suena como un llamado de atención al conjunto dirigido por Ernesto Valverde y le devuelve la ilusión al del Cholo Simeone, que lleva siete partidos sin perder (ganó seis y empató uno), y ya está a siete puntos del líder.

Para este partido Valverde tuvo que tomar decisiones importantes en la conformación del equipo. Con Gerard Piqué tocado en su rodilla derecha y sentado en el banco, más la suspensión de Samuel Umtiti (5 amarillas) y la ausencia obligada de Thomas Vermaelen (se recupera de una lesión), la decisión del entrenador fue correr al lateral Lucas Digne como central y apostar por el debut del colombiano Yerri Mina, una dupla que dio buena respuesta en su primera experiencia.

Otro empate del Barcelona le dibuja una sonrisa al Cholo Simeone
Yerri Mina en su partido debut en el Barcelona, con el japonés Gaku Shibasaki como testigo. (EFE)

Otro que comenzó en el banco fue es Andrés Iniesta, quien dejó su lugar a Philippe Coutinho. Y arriba, Paco Alcácer formó el tridente ofensivo junto a Leo Messi y Luis Suárez.

El primer tiempo transcurrió con un claro dominio del local desde lo territorial y el control de balón (tuvo la pelota el 78% del tiempo en la etapa inicial). Pero si hubo un equipo que estuvo cerca de llegar al gol, ese fue el visitante.

La primera chance del Getafe se produjo a los 11 minutos, cuando una mala salida de Mina y un buen corte de Ndiaye, derivaron en una contra peligrosa encabezada por Angel, que encontró mal parado al Barcelona y que recién pudo ser neutralizada por Busquets en la medialuna del área de Ter Stegen.

El Camp Nou se levantó para pedir penal cuando Messi fue recibido con un empellón en la entrada al área, a los 18 de la primera parte, pero el árbitro no se da por enterado y aplica el siga, siga.

El partido se mantuvo en una meseta casi hasta la visita a los camarines, salvo por otra contra temible del Getafe: el Barça perdió el balón en tres cuartos de cancha y en la contra quedó Angel mano a mano con Mina, quien llegó a desviar el remate cruzado del delantero visitante, que llenó de preocupación a los de Valverde.

Las cosas no cambiaron demasiado en los 15 primeros minutos del complemento, aunque Luis Suárez y Coutinho tuvieron un par de chances claras. Mientras Barcelona mantenía el control del balón, Getafe amenazaba con sus contraataques.

Con media hora por jugarse, Valverde metió mano en el equipo en un intento por encontrar soluciones a la falta de contundencia. Afuera Coutinho y Alcácer, adentro Iniesta y Dembelé.

Mina ganó dos veces de arriba en el área rival, por centros de Messi y Dembelé, respectivamente, y estuvo de pegar su primer grito en el Camp Nou, pero le faltó precisión. Enseguida, Guaita voló para atrapar un disparo bien colocado de Messi que tenía destino de red y el Camp Nou comenzó a ilusionarse con los tres puntos ante un rival, otra vez, muy complicado. Y en el final volvió a lucirse el arquero con un manotazo para desviar un disparo de Luis Suárez.

Cuatro puntos perdió el Barcelona en ocho días, y en Madrid hay un equipo que tomó nota. El Atlético del Cholo viene embalado y las noticias que recibió desde el Camp Nou son un buen incentivo para encarar con fuerza lo que viene.

Deja tu comentario