Christian Cueva no la pasaba muy bien en Sao Paulo a inicios de año. Todo en gran parte por una serie de impases con la directiva. Fue tan grande el problema que tuvo que ver varios partidos desde la banca.

Se especuló que la actitud renuente de Christian Cueva significaba un acto de rebeldía porque en Sao Paulo no decidieron venderlo al extranjero. Afortunadamente el volante peruano recapacitó gracias a los consejos de Paolo Guerrero.

El ‘Depredador’ siempre estuvo al tanto de la situación que atravesaba el ’10’ paulista. Hasta lo llamó personalmente para escucharlo y regañarlo. Luego intentó guiarlo hacia una solución, la cual fue reconocer sus errores.

“Él me insultó mucho. Primero me llamó para calmarme y para que pensara en las cosas. Hablé casi 45 minutos con él y realmente me sirvió esa charla”, explicó Christian Cueva en diálogo con Globoesporte.

La unión que tiene todo el equipo nacional es tan fuerte que cada uno se preocupa por lo que le pasa al otro. Es por eso que Paolo Guerrero, como líder y capitán de la Blanquirroja, nunca despegó la mirada de las noticias que tenían como protagonista a Christian Cueva.

“Somos amigos. Entre todos nos preocupamos en estar bien; eso fue fundamental para clasificarnos al Mundial también. Cada uno se siente responsable del otro para que quedemos enfocados y no cometamos los mismos errores”, precisó.

Deja tu comentario