Atlético de Madrid, campeón de la Europa League en 2010 y 2012, regresó a esta competición tras jugar la Champions League en las últimas temporadas y lo hizo con un valioso triunfo por 4 a 1 en el campo del Copenhague, en la ida de dieciseisavos de final.

Este éxito en el frío danés permite al equipo de Diego Simeone afrontar con muchísimas garantías el partido de vuelta de la próxima semana, en un torneo que pasó a disputar como consuelo tras quedar eliminado en la fase de grupos de la Champions, donde fue tercero del suyo.

No comenzó bien el Atlético, ya que recibió primero un gol del Copenhague, obra en el minuto 15 de Viktor Fischer.

El empate provisional lo consiguió en el 21 Saúl Ñíguez de cabeza a centro del francés Antoine Griezmann.

El gol que remontaba el partido lo firmó en el 37 el también Kevin Gameiro, acertando en un pase de la muerte de Lucas Hernández.

El tercer tanto de los madrileños llegó en el 71, con un disparo cruzado de Griezmann en un contragolpe, a pase del belga Yannick Carrasco, mientras que Vitolo (77), que se encontró un rechace en el área, envió un tiro entre tres rivales para poner el cuarto.

En la anterior vez que el Atlético había visitado al Copenhague también hubo victoria española, entonces por 2 a 0 en la temporada 2007-2008 de la Copa de la UEFA, anterior denominación de la Europa League.

El Atlético de Madrid deja el pase a octavos de final de la Europa League muy encarrilado, lo que le permitirá afrontar con tranquilidad el fin de semana, donde intentará reengancharse a la pelea por el título de Liga.

Los ‘colchoneros’ son los únicos que resisten de alguna manera el ritmo del líder, el Barcelona, que tiene 7 puntos más. El Barça visita el sábado al Eibar y el Atlético de Madrid recibirá al Athletic de Bilbao, otro equipo de Europa League, el domingo en el Metropolitano.

Deja tu comentario