Conmebol pospuso el primero de los duelos de la final de la Copa Libertadores 2018 entre Boca Juniors y River Plate por fuertes lluvias que inundaron el sábado la cancha del estadio de la Bombonera.

El ente rector del fútbol sudamericano dijo que el partido se jugará el domingo. La revancha será el 24 de noviembre en la cancha de River.

Antes de la decisión, los árbitros entraron a la empapada cancha de La Bombonera. Cuando patearon la pelota para probar las condiciones de juego, la bola se atascó varias veces en los charcos formados en el césped, y mientras caminaban, sus botines se sumergían y salpicaban agua.

Deja tu comentario