Champions League

Valencia venció y elimino al Ajax

El Valencia puso Europa y la Champions patas arriba al clasificarse para octavos de final con una victoria imponente ante un Ajax que había sido semifinalista y revelación de la temporada pasada. Fue Rodrigo, que siempre se crece en las citas importantes, el que adelantó al equipo blanquinegro en la primera parte y fueron el resto de jugadores los que defendieron la ventaja como guardianes del tesoro. El Valencia se ganó el derecho a estar de nuevo en octavos siete temporadas después con autoridad y después de haber ganado en Stamford Bridge y en el Johan Cruyff Arena.

Pronto se vio que el Valencia no iba a permitir vías de acceso hacia su área como las que encontró el Ajax en Mestalla. Con el equipo perfectamente simétrico con dos líneas de cuatro por delante del balón cuando tocaba defender, a los holandeses ni parecían tan rápidos ni tan precisos como acostumbran. Con menos espacios de los deseados, al temido fútbol total que propone Ten Hag -y que maravilló a Europa el curso pasado- le faltaba oxígeno y le sobraban obstáculos. Aun así, cuando entre líneas se mueven tipos como Van de Beek o Tadic, la sensación de peligro es evidente.

Superada esa fase en la que los oídos se acostumbran a la estruendosa caja de resonancia en la que se convierte el imponente estadio holandés, los blanquinegros acomodaron el partido a su plan: marcar un gol y no encajar. Tan fácil decirlo como complicado ejecutarlo: sin saques en corto desde la portería, la batalla en el centro del campo empezaba entre saltos, choques y cargas. Y a partir de ahí, balones al espacio. Ferran le dio la noche al experimentado Tagliafico, hacia fuera y hacia dentro. Fue el extremo valenciano el que asistió a Rodrigo que batió a Onana de fuerte disparo por alto.

El Ajax mostraba síntomas de confusión, porque donde antes llegaba medio segundo antes al balón, empezaba a hacerlo tarde. Ziyech, autor de dos golazos en Mestalla, chutaba todo lo que le caía, pero sin control. Ni desde fuera del área ni solo ante Jaume. El portero valenciano estuvo perfecto bajo los palos y atento cuando había que salir para cerrar huecos. Si no tuvo más trabajo fue porque Gabriel y Diakhaby estuvieron enormes en el área. Aunque el que salvó la vida en la primera parte había sido Gayá que despejó de media chilena un balón que se colaba dentro de la portería.

Jaume aún tuvo ocasión de mostrar su solvencia en dos acciones finales. El partido se crispó al final con tarjetas y la expulsión de Gabriel, pero el Valencia estará el viernes en el sorteo.


Comentarios


Suscríbete a nuestro Newsletter

Recibe nuestro Newsletter diariamente registrándote con tu email y mantente informado con las noticias más relevantes del día.

Suscribirme



También te puede interesar