La causa judicial

La muerte de Diego Maradona: Allanaron la casa y el consultorio del médico Leopoldo Luque

Los procedimientos se dieron luego de la declaración testimonial de Dalma, Gianinna y Jana, las tres hijas del ídolo.

Argentina.- La fiscalía de San Isidro que investiga la muerte de Diego Maradona ordenó este domingo el allanamiento del domicilio y del consultorio privado de Leopoldo Luque, el médico de 39 años que atendió al exfutbolista quien murió el pasado miércoles 25 de noviembre de una insuficiencia cardíaca. 

La casa de Luque está en la calle 30 de Septiembre, en el centro de Adrogué, partido de Almirante Brown, y la clínica ubicada en un edificio de Avenida del Libertador al 5990, en el barrio de Belgrano. En el edificio Libertador Office Business Center encintaron la vereda del lugar no permitiendo el ingreso de personas, nada más que del personal judicial a cargo de la fiscal Laura Capra.

Los allanamientos se realizan en las primeras horas de este domingo luego de la declaración testimonial de las hijas Dalma, Gianinna y Jana, las tres hijas de Maradona, quienes pidieron que se revise las medicaciones que Luque y su equipo le recetaron en los últimos meses de tratamiento en las clínicas Ipensa, de La Plata, y en la Clínica Olivos.

Las declaraciones de las tres hijas del Diez comenzaron en la noche de este sábado y terminaron en la madrugada de este domingo.

La caratula de la investigación por ahora está bajo la figura de "homicidio culposo y abandono de persona" y Luque será llamado a declarar en las próximas horas. Es más, se estima que podría ser esta misma tarde del domingo o este lunes a la mañana.

La Justicia busca la historia clínica elaborada por Luque y también podrían allanarle sus teléfonos celulares para peritarlos y saber con quien mantuvo contacto en los días previos al fallecimiento de Maradona.

Según se supo, el jueves 19, mantuvo una discusión con Diego y este lo echó de la casa en el country. Y trascendió que después de ese episodio, Luque volvió a verlo el domingo 22.

Este domingo 29 de noviembre, a la mañana, la Fiscalía General de San Isidro comunica en relación al caso de la muerte del Sr. Diego Armando Maradona: 

1) En el día de ayer (por este sábado) se continuó con las tareas investigativas y la sustanciación de la prueba en curso, tomándose además algunas declaraciones testimoniales incluidos a familiares directos del causante.

2) En virtud de la prueba que se fue recabando se consideró necesario solicitar allanamientos en el domicilio y consultorio del médico Leopoldo Luque.

3) Los allanamientos fueron autorizados por el Sr. Juez de Garantías (Orlando Díaz) interviniente y se ejecutan en este momento (por la mañana del domingo).

4) En continuidad de las actuaciones y en tanto el contenido de la causa lo habilite, se efectuarán nuevos comunicados por esta Fiscalía General de San Isidro.

Capra trabaja en la causa junto a otros tres fiscales: John Broyard, Patricio Ferrari y Cosme Iribarren, Los allanamientos están a cargo de la DDI de San Isidro, de la Policía Bonaerense, en el domicilio de Adrogué, y de la Policía de la Ciudad, en la clínica de Belgrano,

Los allanamientos comenzaron entre las 5 y 6 de esta mañana por pedido del equipo de fiscales que investigan el caso. El personal de la Policia Bonaerense relató que están buscando "documentación vinculada a la internación de Maradona en la casa particular del médico Luque, quien está en la casa y al principio no sabía qué estaba pasando, pero luego prestó colaboración al personal de Investigaciones que está a cargo del fiscal general adjunto Ferrari", reveló una fuente. 

Según pudo averiguar Clarín, la Justicia encontró la historia clínica de Maradona elaborada por Luque. En los allanamientos participan 30 efectivos policiales en cada uno de los lugares (Adrogué y Núñez). Además, se supo también que antes de que Luque firmara la externación de Diego, la psiquiatra Agustina Cosachov, habría declarado en la Justicia que solicitaba la presencia "permanente" de un médico neurólogo y otro clínico más una ambulancia con desfibrilador en el lugar donde se alojó Diego después de ser operado.

Cosachov.quien junto al psicólogo Carlos Díaz, fueron quienes advirtieron el fallecimiento de Maradona en la mañana del miércoles 25, alrededor de las 11.30 de la mañana, cuando fueron a atenderlo en el barrio San Andres, del country Villa Nueva, el límite entre Benavídez y Tigre.

En ese lugar no se encontró un desfibrilador, la enfermera Dahiana Madrid declaró que le hizo "respiración boca a boca y masajes cardíacos" a Maradona para intentar revivirlo, y ni siquiera había suero.

La palabra del doctor Cahe

El histórico médico de Maradona, el doctor Alfredo Cahe, declaró en las últimas horas que "Maradona falleció de de una manera insólita. Tendría que haber estado un médico permanentemente en la habitación de Diego".

Cahe fue el primero que advirtió, cuando lo visitó a Maradona en la Clinica Olivos, que "no me pareció lógico que le den el alta tan rápidamente. Diego tendría que haber permanecido, no solamente en esa clínica, sino en un lugar profundamente internado con una infraestructura diferente, como cuando lo llevamos a Cuba".

Cahe fue quien lo atendió a Maradona cuando sufrió otro grave episodio en Punta del Este, en enero del 2000, por una sobredosis de cocaína y luego fue llevado a la Clínica Las Praderas, en Cuba, donde estuvo durante cuatro años, 

En esa misma línea, Cahe agregó: "Diego estaba muy triste. Estaba con una profunda depresión. Además, una de las personas más allegadas a él dijo que Diego le había dicho que estaba profundamente angustiado y que ya había hecho todo en su vida. Esa expresión no me gustó".

Cahe remató finalmente: "Nunca supe cuál era la urgencia de operarlo (del hematoma subdural en la cabeza). Tengo más dudas que afirmaciones. La primera duda es por qué se lo llevó a ese lugar. No sé si era una casa o simplemente un lugar de fin de semana. Y la otra es porque no había un equipo médico especializado en pacientes con antecedentes cardíacos permanentemente en ese lugar".

La autopsia no había revelado una mala praxis, pero los fiscales investigan ahora negligencia médica o impericia con el especialista como principal sospechoso. La primera internación de Maradona fue en la clínica Ipensa de La Plata, donde llegó el 2 de noviembre para realizarse chequeos generales por un "deterioro en su salud". Luque había dicho en ese entonces que "Maradona padecía de un cuadro de deshidratación y de anemia" y especificó que "no comía y que estaba psicológicamente mal".


Comentarios


Suscríbete a nuestro Newsletter

Recibe nuestro Newsletter diariamente registrándote con tu email y mantente informado con las noticias más relevantes del día.

Suscribirme



También te puede interesar