Omnipresente e infalible

Kanté, el héroe “entre las sombras” de la exitosa campaña del Chelsea en la Champions League

El francés se llevó el premio a mejor jugador de la final de la Champions League, cerrando una de sus mejores campañas en su historial futbolístico.

Omnipresente e infalible, el infatigable centrocampista francés N'Golo Kanté firmó un nuevo recital este sábado en Oporto durante la final de la Champions League que su equipo, el Chelsea, ganó 1-0 al Manchester City.

La prueba de su aportación fue su elección como mejor jugador de la final.

A unas semanas de la Eurocopa (11 junio-11 julio), Kanté termina un primer maratón: siendo un maestro en el centro del campo de los 'Blues', este menudo mediocampista (1,68 metros) ha sido clave para el gran éxito de su club, que antes de este sábado solo había sido campeón de Europa en una ocasión, hace nueve años (2012).

"Esto es increíble, es el resultado de muchos esfuerzos, muchas dificultades durante la temporada, pero al final es el trabajo de todo un grupo. Supone alegría, orgullo", explicó a la televisión francesa RMC Sport

Preguntado sobre si puede aspirar al Balón de Oro, echó balones fuera.

"No, por ahora saboreamos la Champions League. La Eurocopa viene pronto, iré con la selección de Francia y espero también ganar", apuntó.

Fiel a su costumbre, Kanté, campeón mundial con los 'Bleus' en 2018, da muestras de timidez, pero sobre el césped estaba presente en cada rincón.

Al descanso era ya el jugador que más había corrido, con 6,16 kilómetros en sus piernas y 24 carreras de alta intensidad en esos primeros 45 minutos.

En la segunda parte siguió con su 'master class', en ataque y guiando el ataque, dando ritmo al juego del Chelsea.

Gracias a su aportación, el técnico Thomas Tuchel no tuvo que preocuparse en exceso cuando el brasileño Thiago Silva tuvo que ser sustituido por lesión al final de la primera parte. Kanté parecía multiplicarse por tres.

Tras estar a punto de marcar de cabeza pese a su reducida estatura en la primera parte (minuto 17), en la segunda fue providencial para evitar situaciones de peligro en contra.

No participó en la construcción del gol de Kai Havertz (42), pero también supo aportar ofensivamente.

En el 37 protagonizó una veloz cabalgada hasta el área rival, antes de ceder para Havertz, que perdió el control del balón.


Comentarios


Suscríbete a nuestro Newsletter

Recibe nuestro Newsletter diariamente registrándote con tu email y mantente informado con las noticias más relevantes del día.

Suscribirme



También te puede interesar